sábado, 29 de agosto de 2009

... que van a dar en la mar



Esta caudalosa serie nació en las lejanas montañas del Facebook, gracias a Otramaría. Sus afluentes fueron alimentados por las palabras de todos aquellos que participaron.

Dejémonos llevar por las aguas cristalinas y permitamos que el rumor del río nos cuente historias lejanas y cercanas, con sabor a musgo y a hielo antiguo. Si deseas sumergirte, escribe un texto no mayor de 39 palabras o 140 caracteres en comentarios.

~.~

javi_dice: Se había enriquecido con el esfuerzo de otros, haciendo que le entregaran su trabajo. A cambio de apenas nada. Sólo así llegó a ser un río acaudalado.

oriana: Las nubes son los ríos del cielo. La lluvia, el río del viento.

ikal bamoa: Al comenzar el deshielo, el río empezó a recordar.

javi_dice: El río seco se convirtió en camino.

otramaría: Los ríos subterráneos ríen para disimular sus tormentos internos.

oriana: Los ríos son los brazos con los que el mar acaricia la sierra.

javi_dice: El río decidió no ir a morir al mar. Se suicidó antes, dejándose caer desde lo alto de una catarata.

manuel: La quise como un río de montaña: torrencialmente. La dejé de querer sin darme cuenta, disuelto en un mar de dudas.

zilniya ecologismo literario: Los torrentes son los fantasmas de antiguos ríos, cuya risa vuelve cuando la oscuridad de la tormenta lo inunda todo.

nohubounavez: El observador modifica siempre lo observado. Perplejo, Heráclito se baña una y otra vez en un agua y río idénticos.

12 comentarios:

Oriana P. S. dijo...

Javier Lopez
Las aguas del río discurrían lentas, pausadas, como si no quisieran llegar a la desembocadura.
Durante generaciones, cada gota de agua había transmitido el conocimiento de que la vida acababa a la orilla del mar.

Plusvalía - Javier Lopez
Se había enriquecido con el esfuerzo de otros, haciendo que le entregaran su trabajo. A cambio de apenas nada.
Sólo así llegó a ser un río acaudalado.

Viaje paradójico - Javier Lopez
El río sobrevivió a numerosos accidentes geográficos. Para después morir cuando apenas había llegado a su destino.

Rebeldes - Javier Lopez
Durante su viaje, el tren del río circula recogiendo peces como pasajeros. Disconformes con la ruta, algunos prefieren ir en sentido contrario.

Carmen María
Los ríos subterráneos nunca estallan en carcajadas.

Oriana P. S. dijo...

Carmen María
Los ríos subterráneos rìen para disimular sus tormentos internos.

Carmen María
¿De qué río subterráneo brotan las ideas que provocan sonrisas?

Javier Lopez
De aquel río todos los demás se reían a carcajadas: tan sólo tenía una orilla.

Manuel Pérez Báñez
La quise como un río de montaña: torrencialmente. La dejé de querer sin darme cuenta, disuelto en un mar de dudas.

Suicidio preventivo - Javier Lopez
El río decidió no ir a morir al mar. Se suicidó antes, dejándose caer desde lo alto de una catarata.

Oriana P. S. dijo...

Ana Paola López Díaz
Mi risa fluye porque río.

Carmen María
Cuando las piedras les hacen cosquillas, los ríos jóvenes se mueren de la prisa.

Rafael Vázquez Suárez
Todo fluye hacia mares desconocidos. Las orillas sólo son ríos más espesos y lentos. Los ríos orillas líquidas de quién sabe qué cuerpos fugaces.

Rafael Vázquez Suárez
Cuando Heráclito fue a salir del río, la orilla ya no estaba allí.

Rafael Vázquez Suárez
El observador modifica siempre lo observado. Perplejo, Heráclito se baña una y otra vez en un agua y río idénticos.

Oriana P. S. dijo...

Rafael Vázquez Suárez
Los ríos recuerdan todos los reflejos de sus gotas de agua. Y crean historias combinado reflejos y susurros.

Rafael Vázquez Suárez
El tiempo discurre fugaz arrastrando en su corriente orillas, valles, montañas. Por eso a veces pasamos velozmente al lado de ríos que suben garganta arriba.

Tales de Mileto I - Rafael Vázquez Suárez
Todo es agua. La tierra, restos milenarios de peces.

Tales de Mileto II - Rafael Vázquez Suárez
Todo es agua. El fuego, sacrificios de peces a peces.

Tales de Mileto III - Rafael Vázquez Suárez
Todo es agua y sed.

Oriana P. S. dijo...

Javier Lopez
Se truncó una brillante carrera. Había surgido como río caudaloso, pero sólo llegó a ser afluente.

Javier Lopez
Las Ninfas ahogan en el río sus penas de amor.

Javier Lopez
En casa guardo agua del río, en una caja de caudales.

Experiencia- Javier Lopez
El río en su juventud corrió desaforado como un torrente. Con el tiempo fue reduciendo su paso, aprendiendo un discurso calmado que transmitía serenidad allá por donde pasaba.

Insignificante - Javier Lopez
Desde que construyeron el puente, todos comenzaron a ignorar al río.

Oriana P. S. dijo...

Oriana Pickmann
A los ríos vulgares se les denomina corrientes.

Oriana Pickmann
Al beber del agua del río, empezó a tener recuerdos de nubes, nieve y peces.

Oriana Pickmann
Las nubes son los ríos del cielo. La lluvia, el río del viento.

Oriana Pickmann
Era un río triste. Estaba alimentado de mis lágrimas.

Oriana Pickmann
Los ríos son los brazos con los que el mar acaricia la sierra.

Oriana P. S. dijo...

Siempre útil - Javier Lopez
El río seco se convirtió en camino.

Compuertas - Javier Lopez
Sin haber cometido más delito que correr en libertad, al río lo confinaron, haciendo de él una presa.

Reencarnación - Javier Lopez
El río supo que acabaría sus días en el mar, pero que el sol lo transformaría en nube y el viento en lluvia, renaciendo una vez más entre las cumbres.

Oriana Pickmann
La mujer besaba las aguas del río. El hombre, valle abajo, recibía los besos cuando bebía de él.

Manuel Pérez Báñez
Río al revés es oir. Y si el río suena....ríe el agua.

Oriana P. S. dijo...

Zilniya Ecologismo Literario
Los torrentes son los fantasmas de antiguos ríos, cuya risa vuelve cuando la oscuridad de la tormenta lo inunda todo.

Ikal Bamoa
Gesticula el río, visiblemente incómodo en su cauce. Parece suplicar: «¡Deténganme, no quiero olvidar quién soy!».

Ikal Bamoa
Al comenzar el deshielo, el río empezó a recordar.

Ikal Bamoa
Por nueve horas ininterrumpidas le confié mis secretos al río. Fui por algo de comer y, cuando volví, no recordaba siquiera haberme visto.

Amor virtual - Javier Lopez
No podíamos estrecharnos en un abrazo, ni besarnos, ni mirarnos profundamente a los ojos. Un río grande como el mar nos separaba. Pero nuestra imaginación tendía poderosos puentes para cruzarlo.

Manuel dijo...

Mi enhorabuena a todos/as. Todas estas ficciones que habéis escrito sobre los ríos han sido un verdadero caudal de creatividad. Un amazonas de sugerencias, un nilo de emociones, un arroyo de fluida poesía, una catarata de metáforas sonoras y frescas. Un torrencial ficciona-rio. Por todo, agradecido.
Ah por cierto me gusta más el nuevo nombre del blog. El Mini se ha hecho grande.

Javi dijo...

Muchas gracias por todo Manuel. Y te damos la bienvenida de nuevo a ésta, que al margen de cambio de nombres, ya era y sigue siendo tu casa.

ecologismoliterario dijo...

Precioso caudal de micros. Encantada de "ficcionar" con vosotros!

Javi dijo...

El placer es nuestro de que lo hayas hecho. Esperamos que hayan muchas más ocasiones.
Besos.