lunes, 30 de agosto de 2010

Oscuridad absoluta

.
En absoluta oscuridad, todo es insondable, etéreo... hasta que te golpeas con la esquina de la mesita de noche.

5 comentarios:

Juan Vásquez dijo...

Malos recuerdos, apuesto a que fue el dedo pequeñito del pie!, me impacto un poquito la memoria el cuento. Felicidades!

Javi dijo...

Entonces deja de ser etéreo y se convierte en un sólido dañino.
¡Muy bueno!

Alfredo dijo...

Seguro que el golpe fue en algún sitio que ya tenías herido. Siempre sucede.
Salu2.

Zilniya dijo...

Gracias por los comentarios. ;)

Podría decir que es un pequeño recordatorio de lo a gusto que nos sentimos soñando hasta que un golpe nos devuelve a la realidad... dolorosa y dura realidad... ay, mi dedo... XD

Julio dijo...

Te sientas en la cama de pronto en medio de la oscuridad de tu cuarto por el terremoto y te sobresaltas al ver el el punto rojo del apagador ya que lo confundes alucinando con el ojo de un diablo...