domingo, 21 de junio de 2009

La ciudad llora

La ciudad se nos metió en los ojos y fue imposible sacarla de ellos. Lo peor fue esta ceguera a todo lo externo a ella, esta prisión infranqueable, esta cirugía ocular por cada obra urbana realizada en su suelo.

1 comentarios:

Javi dijo...

Prisión infranqueable, bonita descripción de una ciudad que nos atrapa y nos ahoga.