martes, 27 de julio de 2010

Tacañería

El viejo reloj se había vuelto tan mezquino con el paso del tiempo, que ya no daba la hora, se la quedaba.

3 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Hay que considerar que pudiera haberse tratado de un caso de fallecimiento del reloj y no necesariamente tacañería.

Sara López Moreno dijo...

Seguro que el reloj era catalán. Felicidades por este blog, les visitaré más a menudo.

Saludos,
Sara.

Esteban Dublín dijo...

Magnífico aforismo.