lunes, 9 de noviembre de 2009

Al pie de la letra (el taxista fugaz)

—¿Puede esperarme un minuto? —preguntó el cliente al taxista, antes de abandonar el vehículo y tras haber abonado la carrera.
—Naturalmente señor —contestó el conductor.
Un minuto después el taxista miró su reloj y se marchó a toda velocidad.

3 comentarios:

Víctor dijo...

Una terrible falta de respeto a la impuntualidad. El título, a medida, Javi.

Un saludo.

Manuel dijo...

Pues peor para el taxista fugaz, ya que posiblemente el cliente fue a sacar dinero para pagar el taxi. Muy ocurrente, Javi.

Javi dijo...

La verdad que me divertí escribiendo esta mini, es un poco el reflejo de un mundo con prisas y algo disparatado, pero también un toque de atención a la falta de puntualidad, que está entre los pecados que peor tolero.
Un saludo a los dos.