jueves, 5 de noviembre de 2009

Atoramiento temporal

Dicen que tengo que tomarme mi tiempo, pero siempre termino atragantándome con los relojes.

2 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

No hay de otra cuando te lo tomas todo tan a pecho.

no comments dijo...

Y luego vienen las palmaditas en la espalda, los sustos... Hay que tomarse las cosas en su justa medida.

Un saludo indio