sábado, 28 de noviembre de 2009

Consumiéndose

El tiempo es un puente que arde por ambos extremos.

4 comentarios:

Víctor dijo...

Y si te lanzas abajo, caes en un río que va a parar a la mar, que es el morir, ¿no? Pues vaya perspectiva. Buena imagen esa del tiempo como un puente ardiendo por ambos lados.

Un saludo.

Manuel dijo...

Me gustó, Ikal. Una metáfora poderosa.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

totalmente de acuerdo, bella imagen literaria.

carlos de la parra dijo...

Somos el tiempo que nos queda.