viernes, 4 de junio de 2010

Caracoles para sonreír despacio (serie)



El caracol avanza sin apuro: lleva la calle enroscada a cuestas.

El caracol sin embargo, piensa rápido, no le cuesta trabajo desenredar sus ideas.

Como el caracol no alcanzaría nunca a llegar al mar, la caracola le susurra al oído el canto de las olas.

El caracol avanza tan lento que se encuentra antes de perderse.

Cuando el caracol se apresura, el tiempo se detiene, asombrado.

Para el caracol el tiempo nunca vuela: se arrastra.

6 comentarios:

Javi dijo...

El caracol avanza tan lento que se encuentra antes de perderse
Mi favorito!!!
Una linda serie para leer despacito.

No Comments dijo...

Estoy con Javi, buenísimo.
Un saludo indio

Zilniya dijo...

Carmen María es una caracola que susurra las 1.001 minificciones. ;)

Rafael Vázquez dijo...

Te faltó éste, que lo leí en su momento y que encantó:

"Los caracoles prefieren las historias de paciencia ficción".

Coincido con Javi, el mejor "El caracol avanza tan lento que se encuentra antes de perderse".

Pienso que Zilniya debería aprovechar esa idea
(caracola que susurra las 1.001 minificciones) porque es muy potente.

Lola C. dijo...

El caracol hace camino al andar y es el único que deja una huella cristalizada. Me encanta la serie.
Enhorabuena a todos.

Carmen María dijo...

"Cuando se asombran los caracoles exclaman ¡Nosotros!" y el de la paciencia ficción los escribí en coautoría con Álvaro Burgos. :-) Un saludo a tod@s, gracias!