sábado, 19 de junio de 2010

Cortante

Usó su lengua afilada para hacer leña del árbol caído.

3 comentarios:

Zilniya dijo...

Guau, ¡qué corte! XD Me encanta.

carlos de la parra dijo...

Precisión matemática.

Víctor dijo...

¿Mala lengua nunca muere?

Un abrazo, Oriana.