martes, 19 de mayo de 2009

Ley de la Gravedad

Hay cosas que caen por su propio peso: los ángeles, por ejemplo.

5 comentarios:

Florence M.F dijo...

Bellísimo, cierto e ingenioso.

Oriana P. S. dijo...

Oooooh, Manuel!
Me he quedado sin palabras.
Realmente precioso.

Yo sí creo que los ángeles caen... se convierten en las personas que queremos. :)

Saludos.

Javi dijo...

Newton pasó a la historia sin enunciarlo tan acertadamente.
Muy bueno, Manuel.

nohubounavez dijo...

Cabe preguntarse hacia dónde caen. ¿Caen hacia arriba, hacia el cielo? ¿Sueñan, por tanto, con volar muy bajo?

Me ha gustado mucho, Manuel

Manuel dijo...

Gracias nuevamente amig@s. Recién compuesto este tuit pensé en su fuerza y en sus muchas posibilidades. El compartirlo aquí en cierta forma me "quita un peso de encima", que no deja de ser contradictorio. Me imagino a esas personas que continuamente se quitan pesos de encima para no complicarse la existencia. En un momento dado, su estado de levedad desafiaría a la gravedad universal y serían elevados a la nadería material y espiritual. Todo es cuestión de peso. El tiempo pasa y pesa, con más o menos gravedad.
Saludos.