viernes, 1 de mayo de 2009

Piedras prolíficas

La montaña pare un ratón. La circunstancia provoca risa general. Nadie ríe cuando ven al raton parir camadas de piedras, fecundar hileras de montañas.

2 comentarios:

Oriana P. S. dijo...

No me sorprendería, los ratones son unos bichitos muy prolíficos e incomprendidos.

Quizá este tenía problemas de cálculos renales. :s

nohubounavez dijo...

No había pensado en los cálculos renales. ¿Tendrán las montañas, a su vez, cálculos biológicos?
Me encantan todos aquellos aspectos que revelan una especie de naturaleza común en todos los seres.
Gracias por el comentario, Oriana.