viernes, 1 de mayo de 2009

Punto de vista

La Luna está convencida de que la Tierra es su satélite. Y extraña la época en que no lo infestaba la ruidosa plaga humana. Pero no pierde las esperanzas.

2 comentarios:

Jacinto Deleble Garea dijo...

***





Me encantó, Olga.

Muy bueno.






***

Javi dijo...

Olga qué bonito!. Espero que la Luna sepa perdonarnos a los que somos lunáticos, y no le moleste demasiado que estemos aquí.
Me alegra muchísimo volver a leerte!.