jueves, 24 de septiembre de 2009

Hora punta

―Ladran, Sancho. Señal de que avanzamos.
Pero Sancho sólo murmuraba garabatos. El tráfico era intenso y ya estaba harto de los bocinazos de los demás conductores. Definitivamente no se habían movido ni un centímetro.

6 comentarios:

Javi dijo...

Este me supo exquisitamente quijotesco.
Buenísimo Oriana.

no comments dijo...

Los gigantes de hoy en día han cambiado sí...

Un saludo indio

Alejandro Ramírez Giraldo dijo...

Hola, Oriana. Tiempo son hablarnos.

En esta ocasión escribo para felicitarte porque he leído unos cortos tuyos que denotan una gran inteligencia. Como éste y otros muchos más.

Enhorabuena.

Oriana P. S. dijo...

Muchas gracias Javi y No Comments por escribir sus pareceres :)

Alejandro! Es verdad, hace mucho que no hablamos. No hay que perder el contacto. Gracias por pasar por aquí y comentar :)

Claudia Sánchez dijo...

Es una mini redondita. Me gustó mucho Oriana.
Saludos!

Martín dijo...

Muy bueno Oriana! Me gusto mucho! Saludos