domingo, 13 de septiembre de 2009

Serie hexagonal



El seis es un número que suele pasar desapercibido.
La mayor parte de los mortales nos amparamos en la seguridad de los siete colores del arcoiris, nos asustamos bajo la influencia de los martes o viernes trece, o anhelamos una simple (pero casi improbable) escalera real jugando al póquer. Pero la naturaleza nos muestra la sabiduría de la abeja al elegir el hexágono como forma ideal para construir sus panales, la lógica nos hace pensar que el universo se creó en seis días y el criptoanálisis nos revela la serie de tres seises como el número de la bestia...
Seis es, además, un número redondo, pleno. La cantidad perfecta de palabras necesarias para escribir pequeñas minificciones y/o tuits, como siempre, en comentarios. Y ahora, ¿quién se negaría ante estos argumentos?



Oriana Pickmann

Transplante: Tus latidos se volvieron míos.

Fulminante: Tenía una pena de muerte.

Las mariposas de mi estómago volaron.

Gastronomía: El arte de comer estrellas

Insuficiencia cardíaca: No puedo quererte más.

El lobo es vegetariano, Caperucita miente.

Un bosque inconcluso es un bosquejo.



Manuel Pérez Báñez


Hondos suspiros como raspaduras del alma.

En la luz no busques sombras.

Seis palabras para decirte "Te quiero"

Cada piedra es una idea embalsamada.



Carmen María Hernández


Para despertar necesito abrir las manos.

El espejismo ágil tiene rápidos reflejos.

Tierra: palabra fértil para las canciones.

La palabra adiós: un ave migratoria.

Paso que doy, miedo que pasa.

Yo inmóvil. La luna mirándome inquieta.



Miguel Ángel Dorelo

Después de todo, la nada absoluta.

Me aferro desesperadamente; aún sigo cayendo.

Refugios: tu escote, también tus ojos.

Si me comparas adecuadamente, soy normal.

Te pido perdón por tus errores.



Javier López

Cuando despierto, mis sueños siguen soñando.

Estoy lleno de un vacío insoportable.

El personaje llevaba impresa su historia.

—¿Se puede?
—Mal momento. No estoy.

Entre las multitudes no me reconozco.

El misterio de la frase incompl

Quise ahondar en ti.
—Bisturí —solicité.

Hoy enterraron a mi amigo imaginario.

Sigo vivo. Caronte no tenía cambio.



Ikal Bamoa


Embotellamiento. Mi vida avanza, yo no.

Paciencia. Tenacidad de girasol. Te espero.

Vienen cuatro jinetes. Meto quinta, sonrío.

Metrópoli. Crecemos como metástasis. Lo somos.

Ruinas. Nuestras huellas relatan nuestro futuro.


Rafael Vázquez


Te perdí, me perdí para encontrarte.

Biblioteca: un jardín botánico de pensamientos.

No está hecho polvo, es así.

En el cielo hay estrellas repetidas.

Yo hablaba solo. Tú escuchabas sola.

Los niños ven en dibujos animados.


Claudia Sánchez

Nadie podrá negarse ante tus argumentos.

Quieres minificciones sobre hexágonos o biográficas?

Autobiografía en seis palabras: misión imposible.

Hoy ya es tarde. Mañana vuelvo.


Cruciforme Ex Ox
¿Estás solo?, oyó en el ataúd.

Zilniya
La imaginación es realidad en proyecto.

Grillo Gutz
Muchas palabras y muy pocos besos.

Francisco J Navarro
Monterroso, pueblo gallego sin dinosaurios.

Mariano Ramos Mejía
Basta de amargura, contestó la hiel.

José Antonio Cerviño Rodríguez
Epitafio: No tengo prisa; te espero.

29 comentarios:

Oriana P. S. dijo...

Rafael Vázquez

Te perdí, me perdí para encontrarte.

Los agujeros negros son dioses muertos.

Yo hablaba solo. Tú escuchabas sola.

Los niños ven en dibujos animados.

Diablo tiene copia pirata de Dios.

Dios ignora por qué tiene ombligo.

Dios ignora que tiene un inconsciente.

Mamá me contaba ovejitas para dormir.

Fantasmas que se aparecen a fantasmas.

El fiel viaja en su montaña.

Muerte: sitio de Dios en construcción.

Las greguerías son ilusiones ópticas semánticas.

En el cielo hay estrellas repetidas.

Los microcuentos son cuentos de perfil.

Biblioteca: un jardín botánico de pensamientos.

No está hecho polvo, es así.

Oriana P. S. dijo...

Carmen María Hernández

Para despertar necesito abrir las manos.

Las almohadas son sepulturas de ángeles.

Estaba encantada con sus palabras mágicas.

Oriana P. S. dijo...

Zilniya Ecologismo Literario

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Oriana P. S. dijo...

Oriana Pickmann

La lluvia secó todas mis lágrimas.

Las mariposas de mi estómago volaron.

Sufrimos desde el momento de nacer.

¿Seis palabras? Es algo totalmente imposible.

Hablo, pero nadie escucha. He muerto.
Era un fantasma extraño. Tenía sombra.

Antes de morir, prefiero la muerte.

Un bosque inconcluso es un bosquejo.

El tiempo sufrió un desfase crónico.

Alguien quería enamorarse. Nadie le correspondió.

Oriana P. S. dijo...

Javier López

Nací llorando. Desde entonces vivo cabreado.

Naufragio: me hundo en mi almohada.

Caen hojas del calendario. Es otoño.

Los pájaros interpretan partituras de viento.

Nadie vio nunca la total oscuridad.

Mi mente es sintética. De policarbonato.

Atravieso el bosque encantado de conocerte.

Escribo relato en seis palabras. Éste.

Estudio cebras por códigos de barras.

Cuando despierto, mis sueños siguen soñando.

El destino es un solo segundo.

Estoy lleno de un vacío insoportable.

El personaje llevaba impresa su historia.

—¿Se puede?
—Mal momento. No estoy.

Lamento tu olvido. Huele a gas.

Noche: los muebles tienen miedo. Crepito.

Se volvió animal, matando seres humanos.

Javi dijo...

-Iluso: Buscaba minificciones de seis palabras.

-Acompañado, siento nostalgia de mi soledad.

-Novelistas: Las arañas crean tramas enigmáticas.

-Ante una encrucijada, mi sombra decidió.

-El sol salió. Ya no regresó.

-Funerales: Hoy entierran al Mar Muerto.

-Entre las multitudes no me reconozco.

-El misterio de la frase incompl

Oriana P. S. dijo...

Tu voz es música en mí.

Interpretaba bellos arpegios en mi cintura.

Vendo alma. Buen precio. Diablo, abstenerse.

Estuve cerca de escribir siete palabras.

La bruja sonreía. Cocinaba dos niños.

El viejo dictador odiaba la taquigrafía.

Escribió una biografía. Nunca la terminó.

Tocaba de oído, nació sin manos.

Para soñar no sólo necesitamos dormir.

Manuel dijo...

Seis igual a cinco más uno.

Hondos suspiros como raspaduras del alma.

En la luz no busques sombras.

Un amor delirante como una gripe.

Palabras: clavitos para colgar tus sueños.

Calado hasta los huesos de mediocridades.

Seis palabras para decirte "Te quiero"

Cada piedra es una idea embalsamada.

Claudia Sánchez dijo...

Nadie podrá negarse ante tus argumentos.

Quieres minificciones sobre hexágonos o biográficas?

Autobiografía en seis palabras: misión imposible.

Hoy ya es tarde. Mañana vuelvo.

Javi dijo...

Quise ahondar en ti.
—Bisturí —solicité.

Carmen María dijo...

-Sequía: brotan las ideas, se evaporan.

-El papel reseco absorbe las palabras.

-Sequía: un páramo de palabras extintas.

-Los ríos subterráneos se ríen profundamente.

-El espejismo ágil tiene rápidos reflejos.

Javi dijo...

Hoy enterraron a mi amigo imaginario.

Javi dijo...

Miguel Ángel Dorelo

-Suelo vivir pensando en la muerte.

-Seguramente moriré pensando en la vida.

-Después de todo, la nada absoluta.

-Jamás pensé que todo terminaría así.

-Me aferro desesperadamente; aún sigo cayendo.

bailonvuela dijo...

Ikal Bamoa

La ola suicida silenció al estadio.

Exterminio de vocales. Slvs qn pd.

Cruzaré el espejo roto, me multiplicaré.

Crucé el espejo roto. Me dividí.

Javi dijo...

Ikal Bamoa

¿Cuál será mi sexta palabra? Ninguna.

Fuimos nómadas. Imaginábamos. La televisión triunfó.

Paciencia. Tenacidad de girasol. Te espero.

Javi dijo...

-Fiesta de fantasmas, en mi buhardilla.

-Mar, en calma total. Marineros, nerviosos.

-Subo por una escalera de color.

-Trabajo de relaciones públicas en velatorios.

-La colonia extraterrestre no tiene perfume.

-Expediente X: No encuentro las llaves.

-Psicópata: más tiernos los corazones enamorados.

—¿El móvil del crimen? Un celular.

-En el túnel del tiempo llueve.

-Sigo vivo. Caronte no tenía cambio.

-Suicidio: atajo para el más allá.

-¿Dónde guardar las colecciones de colecciones?

-La roca, arrogante. El océano, paciente.

-El humo ahogaba al viejo tren.

-Durante la regata, navegábamos por internet.

-He cometido un pecado muy original.

-Por alardear de valor, acabaron tasándolo.

Martín dijo...

Desconfío del seis. A veces se da vuelta, y se hace pasar por un nueve. Muy bueno! Saludos

Javi dijo...

Carmen María Hernández

Sangre: altavoz que resuena por dentro.

Sudor: lágrimas que encuentran su nivel.

Tierra: palabra fértil para las canciones.

Témpano: tu mano nerviosa se desliza...

Salvar el silencio: saltar al vacío.

Volver a empezar, ¿imposible? Volver a...

Tiempo. Dicen que puedo regresar el...

Comprobación: Después del presente existirá el:

La palabra adiós: un ave migratoria.

Javi dijo...

Miguel Ángel Dorelo

-Refugios: tu escote, también tus ojos.

-Tus ojos mansos, tu mirada combativa.

-Descubrí en ti que aún existía.

-Si me comparas adecuadamente, soy normal.

-Te pido perdón por tus errores.

Javi dijo...

Oriana Pickmann

Los sueños alimentaban su futuro inexistente.

Alguien quería enamorarse. Nadie le correspondió.

El tiempo sufrió un desfase crónico.

Los tiranos no tiran, sólo presionan.

Finalmente, decidió no ser tan indeciso.

Las auroras boreales son caricias solares.

Nunca dijo la verdad. Siempre mintió.

Los historiadores viven en el pasado.

En corazón cerrado no entran amores.

Atando cabos se hace un ejército.

Transplante: Tus latidos se volvieron míos.

Fulminante: Tenía una pena de muerte.

Oímos las sirenas. Pasó la ambulancia.

Le temía a sus propias fobias.

Gastronomía: El arte de comer estrellas

Insuficiencia cardíaca: No puedo quererte más.

El saxofón le sonaba a violín.

Tenía sueños muy extraños. Eran ajenos.

El lobo es vegetariano, Caperucita miente.

Javi dijo...

Ikal Bamoa

Vienen cuatro jinetes. Meto quinta, sonrío.

Embotellamiento. Mi vida avanza, yo no.

Semáforo. Mientras espero, pasa mi vida.

Automóvil. Mi prisión itinerante. Mi patíbulo.

Ciudad. Pretendemos ser seres civilizados. Fracasamos.

Metrópoli. Crecemos como metástasis. Lo somos.

Ruinas. Nuestras huellas relatan nuestro futuro.

Javi dijo...

La paja no era trigo limpio.

Ya no recuerdo cuándo te olvidé.

Observo tus senos, bajo cualquier ángulo.

Meditaba sobre ti. Casi te aplasto.

Las lámpara maravillosa se apagaba sola.

El radar captó una alfombra voladora.

Efemérides: hoy he vuelto a nacer.

El muro de las lamentaciones habló.

Subían la escalera, por el montacargas.

—¿Llamamos?
Aporreamos las puertas del cielo.

El camino viejo se hizo sendero.

Helechos: aún recuerdan a los dinosaurios.

Apunten... disparen... ¡A mí no, cabrones!

Sorpresa: el envoltorio era el regalo.

Despertó del sueño de la razón.

Flores y mariposas emprenden el vuelo.

Javi dijo...

Carmen María

-Paso que doy, miedo que pasa.

-Salvemos los sueños mientras estamos vivos.

-Río en fuga robándose las estrellas.

-Yo inmóvil. La luna mirándome inquieta.

Esteban Dublín dijo...

Una sola cosa que decir: felicitaciones.

Javi dijo...

Gracias por tu felicitación hexagonal, Esteban.

Esteban Dublín dijo...

Un gusto, Javi. Gustazo, de verdad.

Oriana P. S. dijo...

¿Desde ahora conversaremos en seis palabras?

Javi dijo...

Eso no es posible hacerlo, Oriana.

Oriana P. S. dijo...

Una lástima. Eso sería muy interesante.