martes, 13 de abril de 2010

Alunada

Desde que bebo del lago donde se disuelve la luna cada noche, me dicen que mi mirada es de otro mundo.

3 comentarios:

Javi dijo...

Guauuu... y eso por no decir... aúuuuu.
Ahora me doy cuenta por qué soy tan vulgar y terrenal, bebiendo siempre agua del grifo.
Me gustó mucho, Carmen!

Anonima Mente dijo...

Qué bonito, aunque breve.
Un saludo.

Carmen María dijo...

Gracias Anónima :-) ¡Me alegra que te haya gustado Javi! Estoy averiguando si se consiguen lunas en tabletas para casos como el tuyo. :p