jueves, 8 de abril de 2010

Analf-abeto

El joven árbol siempre se negó a ir a la escuela. Le horrorizaba la idea de pensar que podría estar escribiendo sobre la piel de su abuelo, utilizando un lapicero hecho con la de su padre.