miércoles, 14 de abril de 2010

En realidad

.

Esa piedra no es más que una ave a la que se le rompió el corazón y nunca pudo volar de nuevo.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Muy poético. El texto y la imagen.

Javi dijo...

Pequeña belleza...