domingo, 23 de noviembre de 2008

Abierto en canal

Las chimeneas tienen un canal monotemático.

7 comentarios:

nohubounavez dijo...

Esta greguería, o como queramos llamarla está llena de significados y sentimientos, Manuel, como tú mismo expresas en el foro. Sugiere los televisores en blanco y negro, sugiere el ambiente rural, sugiere la infancia... Muy muy buen tuit. Además hemos podido leer tu experiencia respecto al mismo.
Gracias.

Javi dijo...

Un canal monotemático pero capaz de entretenernos por horas con más acierto que nuestro variado e insufrible menú televisivo actual. El fuego por lo menos cambia de forma, contínuamente, se aviva, casi se apaga pero luego resurge, y es capaz de centrar nuestra mirada por horas. También me ocurría eso de pequeño, y aún hoy cuando visito una casa con chimenea.

Olga A. de Linares dijo...

Es cierto, es fascinante contemplar el baile de las llamas, tienen algo que nos transporta a otros niveles de pensamiento, y también hacia muy atrás en el tiempo ¿verdad? Y por cierto, 100% preferible a la estupidez y ramplonería televisiva

Lola C. dijo...

Gracias por éste Manuel.
Jamás he vivido en una casa con chimenea, pero jamás he podido resistirme nunca a ninguna cuando he podido disfrutarla. Dan paz, calor, complicidad... Me llenan de sensaciones de todo tipo, se ven, se oyen, se huelen... ¿Qué televisión consigue ni la mitad de esto?

Javi dijo...

Lola no es solo que la tele no consiga la mitad de eso. Es que la tele consigue tantos efectos negativos que cuesta trabajo de creer. Las personas se socializan, entre otras cosas, mediante la tele (y ahora internet). En gran medida se siguen modas, tendencias y comportamientos. Si uno da una paliza y la graba en el móvil después vienen 1000 locos más que lo hacen, si al delincuente le pagan para que aparezca en exclusiva en un medio, allá va... El cuarto poder, que se ha convertido en un negocio multimillonario y que tiene trascendencia a través de las fronteras, igual que las grandes Corporaciones (grupos de televisión, prensa, radio... internacionales) buscan el impacto y la "clientela" fácil y rápida, sin pararse a pensar en cuánto de responsabilidad en la formación de tendencias sociales les corresponde. ¿Dónde están los programas educativos, divulgativos, serios, amenos, sin llegar al chillerío en que se ha convertido todo esto?.
Voto por la chimenea, por siempre!!!.

Manuel dijo...

Gracias por vuestros comentarios que "avivan" y de qué manera el tuit. Estoy con vosotros en recuperar este elemento de nuestra arquitectura popular, ya en deshuso lamentablemente. No recuerdo bien si en en Sidharta o en El Lobo Estepario de Hesse, dos personajes reflexionan sobre sus vidas a la luz y calor de una chimenea. Uno de ellos fantaseaba con las caprichosas formas y colores del fuego y veía aparecer en ellos fragmentos, imágenes, objetos y recuerdos de su infancia. Es lo que a mi me pasa, me hipnotiza, me provoca profundas evocaciones y me hace más receptivo: leo con más concentración, disfruto mejor del jazz, etc. Todo lo contrario que la caja tonta, que idiotiza al 100%.

Lola C. dijo...

Frente a una chimenea se cuenta que el químico Kekulé descubrió (¿inventó?) la estructura dela molécula del benzeno. ¡Hasta la ciencia está en deuda con las chimeneas!