miércoles, 26 de noviembre de 2008

Guerras domésticas

La casa siempre olía a pólvora al entrar. Las batallitas del abuelo.

2 comentarios:

Lola C. dijo...

Los abuelos interpretan sus batallitas con pasión, con ardor guerrero, por eso son insustituibles.

nohubounavez dijo...

Este tuit me encantó siempre Javi.
Es muy entrañable, como el de la abuela que aprendió a tejer observando a una araña.
Creo que a partir de ahora siempre que recuerde a mi abuelo lo recordaré envuelto en olor a pólvora.
Gracias, Javi