miércoles, 26 de noviembre de 2008

Diferencias irreconciliables

El romance entre el fantasma y la sombra resultó inviable: ella solo podía vivir en la luz, mientras que la existencia de él dependía de la oscuridad.

2 comentarios:

Javi dijo...

Qué buenas ficciones leo por aquí esta noche!.
Y pongo en ésta el comentario, especialmente buena, porque conjuga dos de los elementos de ficción que siempre me gustaron: fantasmas y sombras, que dan mucho juego. A veces se combinan -o más bien, "no" se combinan- de manera deliciosa Olga.
Me gustan también las de Manuel, luego las comentaré. El camino de regreso me encantó. Lo que decías Manuel: una historia se puede contar en 3 palabras. Claro que si.

Lola C. dijo...

La realidad se impone hasta en el más allá. ¡Tanto vendernos la omnipotencia del amor!, por otra parte, idea más peligrosa de lo que a primera vista pueda parecer.
Me parecen geniales estas minis Olga. Gracias.