martes, 25 de noviembre de 2008

El gusto es mío

Un grajo y un badajo se conocieron tras ser presentados en una rima.

2 comentarios:

Olga A. de Linares dijo...

¡Pero qué bonita esta ocurrencia, me ha gustado mucho!

Javi dijo...

Y a mi me ha gustado mucho que te haya gustado mucho!. Gracias Olga.