martes, 11 de noviembre de 2008

Abuela araña

Mi abuela aprendió a tejer observando una araña. Cuando mi abuelo cayó en una red suya lo envolvió, le inyectó jugo gástrico y se lo comió.

3 comentarios:

Javi dijo...

Versión salvaje de mi abuelita entrañable, pero muy bueno!.

Lola C. dijo...

Modelo Abuela-Mantis.

nohubounavez dijo...

Como dice Lola es versión abuela-mantis total. No es fácil digerir a una abuela-mantis como la de la minificción. Aquí el entrañable es el abuelo, que convive sin saberlo al lado de algo que lo engorda para finalmente atraparlo en la tela. Éste quizás es, pues, un homenaje a los abuelos que caen en las redes de, no sé, un centro de la 3ª edad, por ejemplo.
Gracias Javi y Olga. Las minificciones continúan en sus comentarios, y su sentido se lo dan también vuestros comentarios.
Nos leemos.