viernes, 14 de noviembre de 2008

Ganarse el pan

Para pagar el pan, entregó un pañuelo con el sudor de su frente.

2 comentarios:

Lola C. dijo...

...pero la política del banco era muy estricta, le exigían sudar por toda su piel, o se enfrentaría al deshaucio.

nohubounavez dijo...

ya solo falta que nos exijan algún órgano vital, Lola. A mí no me sorprendería. Para darte un préstamo hipotecario poner como aval bancario los riñones y el corazón. ¿Te imaginas?
Gracias por los comentarios, Lola. Este blog es sólo una excusa para que gente como tú escribais vuestros comentarios.
Nos leemos.