miércoles, 19 de noviembre de 2008

Anticuento nihilista

No érase ninguna vez, en ninguna parte, nada ni nadie...
Esto no es un cuento.
No pienses que lo has leído.

8 comentarios:

Lola C. dijo...

¡y ni mucho menos se me ocurre comentarlo!

Juanjo dijo...

¿No comentar qué, Lola? Como las ópticas, hay ilusiones literarias. ;)

Lola C. dijo...

La ventaja de este no cuento es que tampoco acabará con un menú de perdices. ¡Vaya! ¡Ya he hecho un no comentario!

Javi dijo...

Esto no es un comentario. Es una alucinación del que lo no lea.

Manuel dijo...

Javi:es un "cometario" fugaz. Hay quien lo vé y quien no. Dependerá del firmamento, la hora y la limpieza de las gafas nihiistas.

Olga A. de Linares dijo...

Y yo no estoy aquí, ni escribo nada, ni he leído una sola palabra en este día que nunca amaneció

Javi dijo...

Manuel llevas razón, es un comentario-perseida, tan fugaz como este instante en el que escribo. Olga... espero que no te hayamos dejado sin escribir en un día no-existente.

Manuel dijo...

Así como las estrellas son fulgores de soles ya inexistentes, estos comentarios-perseidas viajan en el ciberespacio y cuando los recibimos, sus soles-autores ya están brillando en otra parte.