lunes, 1 de marzo de 2010

Depuración

Tras liberar en la biblioteca a la termita devoradora de mentiras, descubro que se comió el documento en que definí qué es la Verdad.

3 comentarios:

Paco Peña dijo...

por ahí la termita era de la verdad y se comio a la mentira, por eso de que no existen verdades absolutas!

Esteban Dublín dijo...

Ikal, eres un maestro de la brevedad. Magnífico.

Isabel González dijo...

Eso ya es el fin del mundo, o ...es que eres un mentiroso patológico, ja ja,