lunes, 15 de marzo de 2010

Hipócrates literario

Era una herida pequeña, pero profunda, por eso el médico sólo me cosió un punto y coma.

7 comentarios:

Jesús Contreras dijo...

:-) Y cuando se cure, le tendrán que quitar el . y la ,
Adiós . y adiós ,

Saludos

Adivín Serafín dijo...

;;;;;;;;;;;;;;;-)

Por si acaso no querría ir a ese centro de salud.

Blogsaludos

Esteban Dublín dijo...

Genial.

Martín dijo...

Buenísimo! Me hiciste acordar a Cabrera Infante. Un beso

Isabel González dijo...

Disculpa Oriana que utilice el comentario como medio para comunicarme contigo. Ayer salía publicada en vuestro blog, una de mis microficciones que hace tiempo colgué en el apartado de aportaciones, "La adorable Cecilia", me puse contentísima , pero al intententar enlazar daba error. No sé que pasó.
Saludos.

isabelgonzalez1960@gmail.com

Oriana P. S. dijo...

Neda de qué disculparse, Isabel.
Tu cuentito (que está muy bueno) está en la página que se llama Convite de Tonalidades.
Muchas gracias por compartir con nosotros.
Saludos.

carlos de la parra dijo...

Buen relato taurino.