domingo, 7 de marzo de 2010

Éxito

¡Soy increíble! Repetía sin mover los labios el muñeco del ventrílocuo, ante su escéptica audiencia.

1 comentarios:

Jesús Contreras dijo...

¡Y tan increíble que era...!

Saludos