martes, 23 de marzo de 2010

Intercambio

Me dio la espalda. Justo antes, yo le había dado el corazón.

12 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Excelente tuit.

Jesús Contreras dijo...

Me gustó mucho.
Si le diste el corazón, poco importaba ya que te diera la espalda, ¿o sí?

Saludos.

Carmen María dijo...

Me ha encantado, Javi. :-D

No Comments dijo...

Antes doy el corazón que la espalda, jeje

Un saludo indio

Víctor dijo...

Muy muy muy bueno, Javi. Sin más.

Un saludo.

Javi dijo...

Qué bueno encontrar tantos comentarios!
Me alegra que os haya gustado, un abrazo a todos.

carlos de la parra dijo...

¿Como soportaste hasta verle la espalda,después de la extracción cardiaca? Y vivir para contarlo,vaya,de lo que uno se entera con éstos relatos.

Javi dijo...

Fue duro, Carlos. Un intercambio muy desigual.
Gracias por tus visitas, por tus comentarios.

anadiazp49 dijo...

Hola Javi. Se me ocurrio compartir tu microcuento en mi muro de facebook y ha dado lugar a un extenso debate. Te lo pego aqui por si lo quieres leer:
http://www.facebook.com/ana.diazperez?v=feed&story_fbid=102070863167122

María del Pilar dijo...

Muy bueno, Javi

Maryvell dijo...

A cambio, por lo menos, debiste sacarle la lengua... literalmente xD!

Javi dijo...

Gracias Mª Pilar, Maryvell, por vuestros comentarios.
Y en la línea que propones, Maryvell, me has recordado este otro:

Torturador cómico
Primero le sacó la piel a tiras. Después lo desmembró. Por último, le arrancó una sonrisa.