martes, 23 de marzo de 2010

Guerrear I

Durante las negociaciones afilo mi guadaña.

1 comentarios:

carlos de la parra dijo...

El procedimiento correcto es afilar la guadaña previo a presentarse a negociar,pues hacerlo en ése momento se puede interpretar como amenaza.
Y éso asumiendo que llevas la guadaña para equilibrar que el adversario también vaya armado;aunque en lo personal confío más en una magnum calibre grande con funda de sacada rápida discretamente oculta;ésto conserva el elemento sorpresa,si se dá la contingencia de usarlo,pero nos deja libertad a negociar por la mejor vía que es el diálogo,no la intimidación.