martes, 2 de marzo de 2010

Extinción

El día que desapareció el último ser humano, no hubo nadie para ponerle flores. En cualquier caso, ya no había flores para ponerle a nadie.

1 comentarios:

Isabel González dijo...

Apocalíptico. Me gustó