jueves, 25 de diciembre de 2008

Antojo celestial

Dios sólo tenía ganas de una manzana. Terminó creando todo un universo.

3 comentarios:

Lola C. dijo...

Esto le pasó por pensar en el ciclo de la vida y no en la manzana puntual.
¡Si le llega a apetecer un melón!

Oriana P. S. dijo...

Jajaja.
Se le olvidó lo de "Si quieres una naranja, Dios te la dará en forma de semilla".

Javi dijo...

Si yo sabía que ese tipo era un caprichoso!.
Muy bueno Oriana.