domingo, 14 de diciembre de 2008

A mal tiempo...

Puso color en su cara, en su pelo, en su ropa, en su casa, pero el espejo insistía en reflejar su alma en blanco y negro.

2 comentarios:

Olga A. de Linares dijo...

Muy bueno, y tan cierto a veces...

Javi dijo...

Muy acertado Lola. Me gustó.