miércoles, 17 de diciembre de 2008

¡Silencio!

Se dice de Van Gogh que ya no soportaba el parloteo de los girasoles. Se cortó las dos orejas

3 comentarios:

nohubounavez dijo...

Me encantó, Oriana. Me gusta mucho porque consigues encajar girasoles, locura, cortar orejas... de un modo magistral.
Enhorabuena, Oriana.

Javi dijo...

Mi enhorabuena también Oriana, Van Gogh es un paradigma de la genialidad y la locura, Olga y tú lo habéis tratado magistralmente.

Oriana P. S. dijo...

Bueno, pues muchas gracias a los dos, que me exprimen, me piden y me motivan y me empujan.
¿Qué haría yo sin ustedes?
No me lo quiero imaginar. Seguro estaría confinada a ser un ente de oficina común y silvestre. ¡Horror!
Besos.