miércoles, 17 de diciembre de 2008

Arte patológico

Entre la neurosis de Munch y la bipolaridad de Van Gogh, están las voces esquizofrénicas de sus musas.

1 comentarios:

nohubounavez dijo...

Genial, Oriana.
Me encantan todas sus posibles lecturas.
"Las voces esquizofrénicas de sus musas". ¿Musas esquizofrénicas? Me encanta esa interpretación. ¿Musas que inspiran las diferentes voces de sus mentes esquizofrénicas? Me encanta no menos.
Gracias, Oriana, como las matrioskas rusas, son ficciones dentro de otras ficciones.