miércoles, 17 de diciembre de 2008

Juntos y revueltos

El esquizofrénico nunca podrá decir que pasó una navidad solo.

3 comentarios:

Javi dijo...

Quizá hasta las cosas más trágicas de la vida tienen su lado positivo. Muy buena serie Oriana, sorprendentes e imaginativos.

Olga A. de Linares dijo...

En efecto, un placer leer tus aportes, que se suma al placer de leer los de los demás... ¡menudo grupo el que ha dado en reunirse acá!

Manuel dijo...

Especialmente delicado veo el momento de comer las uvas. En competencia feroz con su otras personalidades , bien podrían fatalmente atragantárseles varias docenas de uvas antes de la campanada final.