miércoles, 24 de diciembre de 2008

El apocalipsis según Ballard


El tiempo se hace arena y sumerge las ciudades.

Sergio Gaut vel Hartman

.
Imagen extraída de Cuandodespertoeldinosaurio

3 comentarios:

nohubounavez dijo...

Me encantó el microrrelato, Sergio, porque nos sumerge en todo tipo de infinitos.
Si el tiempo es arena, cada grano de arena es divisible infinitamente y por lo tanto cada grano de arena es un desierto con soles y espejismos. El universo mismo es polvo y espejismos. Y Dios un oasis de polvo.
Gracias Sergio por tu minirrelato porque nos sumerge en infinitos microcuentos.

Javi dijo...

Siempre trato de imaginar cómo el planeta podría tomarse venganza contra nosotros y aniquilarnos. Esta sería una forma muy inteligente Sergio, como un reloj de arena en el que nosotros formamos la parte de abajo del llenado... Sería terrible, quizá bien merecido. Enhorabuena, enorme mini.

Lola C. dijo...

La imagen del poder de la arena, que granito a granito, puede enterrar desde civilizaciones enteras, tesoros, hasta sueños, mezquindades o amores, me fascina.
Gracias Sergio.