martes, 9 de diciembre de 2008

Arqueológico

Hallados restos de un faraón en su reloj de arena.

4 comentarios:

Manuel dijo...

Podemos decir entonces que el faraón no "perdió" el tiempo.

Lola C. dijo...

Muy buena la entrada y muy bueno el comentario, Manuel.
El faraón se convirtió en dueño de su propio tiempo. Era su reloj.

nohubounavez dijo...

Hermosísimo texto Javi.
El faraón encontró la eternidad, no tanto la paz.

Javi dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!. Me alegra que os haya gustado.