domingo, 14 de diciembre de 2008

Auténtica

La princesa no pudo dormir la primera noche en el castillo de arena. Un grano se le había colado bajo el colchón.

3 comentarios:

Javi dijo...

Qué sensibilidad...

Olga A. de Linares dijo...

Pues ésta es peor que la del cuentito de la arveja...

nohubounavez dijo...

Para mí este cuento se merece estar entre los grandes cuentos. Me encanta porque lo expresa todo.
La fugacidad de los reinados fente a la eternidad de los cuentos.
Me encantó.