lunes, 8 de diciembre de 2008

Diferencias.

Los niños, cuando juegan a enamorarse, lo hacen muy en serio. No como los adultos.

4 comentarios:

nohubounavez dijo...

Para los niños los juegos son la vida misma y se los toman tan en serio como la propia vida.
Los adultos hemos perdido la ilusión de jugar.
Me ha encantado Olga.

Oriana P. S. dijo...

Lindísimo... y tan cierto. Los adultos complicamos todo con conceptos, situaciones, personas, caracteres, aventuras, juegos, inseguridades, autoestimas, vergüenzas, complejos, terrores, traumas... en fin.

Javi dijo...

Vaya vaya... algo más Oriana?. Qué terrible el amor de los adultos, ya no me apunto, jajaja. Buenísima la entrada Olga, y también los comentarios.

Lola C. dijo...

Es cierto que lo complicamos, pero...¡qué bueno cuando sale bien! ¿verdad?