martes, 2 de diciembre de 2008

El niño y las ranas

Ya no están las ranas en el arroyo de mi infancia. Sólo queda el sordo ruido de las cañas.

1 comentarios:

Javi dijo...

Me gustó mucho Manuel. Tiene algo de nostálgico y poético.