lunes, 8 de diciembre de 2008

Misteriosa atracción

Era la mujer más misteriosa que había visto jamás, y la amó sin recaudos. Hasta que no hubo más enigmas a resolver, y se volvió tan aburrida como todas.

2 comentarios:

nohubounavez dijo...

Muy hermoso Olga. En el fondo amamos lo que desconocemos, lo inexplorado... Y cuando hemos recorrido esos caminos cientos de veces, dejan de interesarnos. Quizás la clave está en los detalles. Los caminos tienen siempre infinitos detalles por descubrir. Enhorabuena Olga, me ha encantado.

Olga A. de Linares dijo...

Gracias, me alegra que haya sido así...